martes, 21 de octubre de 2014

Principio y fin


 Como todo en esta vida, la temporada de triatlón debe tener un principio y un final. Algo menos de 2 semanas para el triatlón de Mazagón, que disputaré en distancia olímpica (sin drafting), y al que voy muy motivado, con muchas ganas.
Creo que más rendimiento a las horas no le puedo sacar, y sí puedo decir que estoy disfrutando, compitiendo cerquita, sin muchas alteraciones a nivel familiar.

 Es a pie donde me estoy testando, con 2 carreras en pocos días. Una la Vuelta a Huelva, carrera de 8 km, un clásico en mi ciudad, que otros años me servía para cerrar la temporada. Buenas sensaciones, corriendo casi toda la prueba solo, manteniendo el ritmo, corriendo a 3:35, entrando en meta el 9º de la general.

Esta domingo, la Media Maratón de Palos, la cual no sabía si correrla en plan "reservón" al principio, para poco a poco coger ritmo, y así ser menos "traumática" en los días posteriores o hacerlo a "saco Paco", y ver hasta donde llegaba con mi poco kilometraje de entrenos.

Al final me tiré al lado salvaje de esto, y como no debo rendir cuentas a nadie, salvo a mi mismo, pues a hacerlo como más me gusta. El cuerpo y la mente, sobre todo, respondieron en una prueba dura, intentando centrarme en correr con mentalidad triatlética, asumiendo el desgaste que ya se presupone, lo que hizo que cuando la cosa se pone seria en una media, o sea, sobre el 14-15 km, mi cabeza tirase de las piernas. 1h.19'48", para entrar el 7º de la general, en una carrera difícil donde la compañía de atletas de la calidad de Eusebio Alloza, hicieron más fácil.
Por cierto, muchas gracias a todos los que en este tipo de eventos, nos sacan instantáneas como estas.