miércoles, 9 de septiembre de 2015

Triatlón Olímpico Arenas del Rey (Granada)

 Cuando una prueba está organizada con idea de que el deportista sea el principal protagonista, que se tengan en cuentan todos los detalles, se minimicen riesgos, y en definitiva, disfrute de un deporte como este, que se desarrolla casi siempre en plena naturaleza, en entornos como el Poniente granadino, se agradece y mucho. Solo con visitar la web http://trigranada.es/ se aprecia cual es la filosofía de este club.

La zona donde se desarrolló el triatlón es espectacular, con posibilidades como fue nuestro caso, de combinar deporte, actividad en la naturaleza, gastronomía (buenos vinos), y cultura. El viernes llegamos tarde, casi 4 horas de viaje... Sábado por la mañana temprano lo dedico a pedalear una hora por parte del recorrido ciclista y nadar 1000 metros en el embalse. por la tarde, turismo por la zona.
 La natación fue con neopreno, el agua como un plato, me coloqué a la derecha, en primera fila. Como siempre, los primeros metros son fundamentales, intento ir lo más rápido posible, fuerte hasta la primera boya, para posteriormente ir a ritmo, deslizando e intentando no perder la concentración, seguir exigiéndome en el nado. Fue una natación fácil, sin recibir golpes, y donde rápidamente nos hemos ido enfilando. Nadé a 14:23 el mil, para 1.630 metros, saliendo el 13º del agua. Hasta la bici hay que hacer una larga transición, incluso teniendo que subir y bajar escaleras. Al ser con "drafting", conviene no despistarse.

 La bicicleta, con un recorrido exigente, es sin duda para buenos ciclistas. Con subidas, como la primera de 5 km, y bajadas donde hay que tener cuidado, y en mi caso, no arriesgar. Subo muy bien, pero bajo mal, perdiendo cualquier rueda en las bajadas. Mi idea ahí es no "picarme" con nadie, y así hago. Aún así, en las primera zona de bajadas hasta Alhama, me salgo de trazada y casi voy al suelo. Un toque de atención... Los 44'5 km acumulan 800 m. de desnivel, los hago prácticamente solo, a excepción de la primera subida, y los últimos 10 km donde consigo ir con un grupo, y donde las bajadas no son complicadas. 1h.30' de bici, que deja a las claras la dureza de este sector.
 Lo mejor vino con la carrera a pie. La hacemos bordeando el embalse, por senderos entre pinos, bastante dura, con continuos toboganes y alguna "pared". Voy constantemente pasando triatletas, recupero varias posiciones (perdidas en las bajadas en bici), y disfruto muchísimo. Sin duda, la carrera a pie más bonita que he hecho en triatlón. La llegada es en el pequeño pueblo de Arenas del Rey, con mis pensamientos como siempre dirigidos a quien tanto hecho en falta.
A pie hice el 6º parcial, entrando en meta el 12º de la general y ganando en mi categoría. Entre delante de, como definió otro triatleta, un mítico de este deporte, el cual dejó hace unos años, y al cual ha vuelto. Con él estuve charlando un rato y espero coincidir en más ocasiones. Armando Hermoso.
 Fin de fiesta con una paella, y parte del fin de semana y por supuesto, de la competición compartida con uno de los amigos que me ha dado el triatlón, Paco Marañón y su gran familia.
Con una cadencia de un triatlón cada dos semanas, vamos poniendo fin a la temporada, con dos próximas paradas. La próxima, el Campeonato de Andalucía en distancia "sprint" a celebrar en Punta Umbría. Jugamos en casa... :)