miércoles, 10 de octubre de 2012

Un deportista de ORO


La temporada 2007-08 fue en la que me inicié en la Larga Distancia, en las pruebas sin drafting. Lisboa en el mes de Abril, fue mi bautizo, con una bici y una carrera a pie final de 21 kilómetros que me dejo claro que esto era otra historia. Corrí desde el km 3 con calambres. A pesar de todo, me "enganchó". En Septiembre hice Guadalajara (repetí en el 2009, y volveré), y a principios de octubre, EL TITÁN...

Gran experiencia la de ese día, volviendo en las temporadas 2010, 2011. A los pocos días del Titán, fue la "Vuelta a Huelva". Carrera a pie, de 8 kilómetros, que se celebra desde hace bastantes años en mi ciudad. Iba a correrla, poniendo el punto y final a una temporada muy positiva, donde disfruté muchísimo del triatlón, del ambiente, de los entrenos... La noche antes, de madrugada, era el IRONMAN de HAWAII. Nunca antes había seguido la prueba en directo. Solo se puede ver por internet, por su página oficial. Ese año, Pablo Cabeza y su equipo, crearon un chat para al mismo tiempo, comentar la prueba. Durante la retransmisión, me dediqué a ver las imágenes, intentar entender algo en inglés, y leer los interesantes comentarios que hacían sobre la prueba y los triatletas participantes a través del chat. Uno de los que escribía, y lo hacía con bastante frecuencia, era un tal "summerjam" (creo que se escribía así).

En un momento de la prueba, faltaba poco para el final, y estaba todo decidido (es una prueba que el primero hace unas 8 horas), decido irme a dormir, serían las 3 de la mañana, y al día siguiente corría en Huelva, mi última carrera de la temporada. En ese momento, "summerjam", comenta que se tiene que ir a dormir, al día siguiente corría en Huelva!!!!!. ¿Quién es ese tal "summerjam"?.

Por esa época eramos muy, muy pocos los que hacíamos triatlón en Huelva, y menos que siguiesen la prueba en directo, de madrugada, del IRONMAN de HAWAII. Pensé en Dani Arazola, pero por entonces Dani, por desgracia, estaba lesionado, y no podía correr...
Me fuí a dormir con la duda.

Al día siguiente, llegué al lugar de la salida, calentamiento y charla con los colegas triatletas, atletas, que participábamos. En esto, aparece Emilio Martín y trotamos juntos un rato. Me pregunta por el Titán, y le comento la gran experiencia, lo duro pero especial de esa prueba, y lo que disfruté a pesar de la dureza. De repente, la conversación deriva hacia el IRONMAN de Hawaii... Emilio era "summerjam"... En su día me sorprendió mucho, por entonces, él era ATLETA (de mucho nivel), y me gustó que se interesara tanto por el triatlón. Ahí me dí cuenta de como él vive este deporte, no solo como participante. Me llamó mucho la atención, e internamente me hizo valorarlo más como deportista. Un deportista de ORO.