viernes, 23 de noviembre de 2012

Maratón

24 de Febrero de 2013. Maratón de Sevilla. Ese es el reto que me marco. 17 semanas de entrenos (ya vamos por la 4ª), comenzando sin prisas, con rodajes fáciles, técnica, algo de fuerza con autocargas, multisaltos,... y poco a poco meternos en ritmos más decentes, tiradas un poco más largas, comienzo del trabajo de gimnasio (¡fundamental!), ritmos a umbral y por encima de él, competiciones (sobre todos cross) que me vayan dando un plus que no se adquiere entrenando solo, y por supuesto, tiradas a ritmo de competición (al que quiero ir) y kilometrajes que nunca he hecho a pie. En las primeras semanas, la bici intentaré que esté presente en alguna salida, y la natación, los lunes, espero que me acompañe hasta casi el final de la preparación.
Ya he corrido maratones pero nunca la he corrido de forma que fuera el "objetivo", que todo fuera rondando esos 42.195 metros de carrera a pie. Se podría pensar que, correr una maratón sin antes haber nadado, ni pedaleado puede ser menos "duro", más asequible, pero no tiene por qué ser así. Los ritmos que se llevan son más altos, el impacto al correr será más agresivo y creo que a nivel muscular acabaré más tocado. Mentalmente no creo que tenga problemas para hacerla, en triatlón he tirado de la cabeza en muchas ocasiones, pero es, a nivel musculo-tendinoso, donde tengo mis dudas, en cuanto al asimilar las cargas, los volúmenes necesarios, y el día de la carrera, en cuanto a si podré correr de manera decente los últimos 7-8 kilómetros, si no me habré pasado de ritmo. Sufrir en ese momento de la carrera lo espero, pero también poder "disfrutarla" que no sea un suplicio.
En cuanto a como podré entrenarlo, pues complicado, sacando tiempo de donde no lo haya, casi todos los entrenos solos, aunque me intentaré arrimar a algunos compañeros conforme pasen las semanas. El pasar de las sesiones y periodos de entrenamientos me irá marcando mi meta, según pueda o no pueda hacer lo planteado, así como descansar lo suficiente, cuestión esta última que se hace utópica cuando tienes en casa 2 peques.
Teóricamente parece fácil, al menos expresarlo. Lo principal será en un primer momento, desarrollar la zona de transición entre el umbral aeróbico y anaeróbico, y la potencia aeróbica con el objetivo de elevar el umbral anaeróbico, para terminar trabajando el ritmo de competición. La media de Ayamonte, será un buen test, a mediados de Enero, para saber como andamos y hacia donde vamos...