miércoles, 19 de diciembre de 2012

El fenómeno finlandés


Finlandia lleva años siendo un referente a nivel educativo, al menos, en lo que respecta al famoso Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o Informe PISA por sus siglas en inglés (Program for International Student Assessment).

Finlandia hace años apostó por la educación. Pero de verdad. Ningún niño o niña, podía quedarse fuera del sistema, todos son recuperables, y ayudarán a hacer un país más próspero, humanizado, con ciudadanos críticos, que hagan crecer...

Sus principios, y algunos de los aspectos más destacables serían:

- La confianza como base del sistema. De los padres y madres en los profesores, de estos en los alumnos, y de todos ellos en las administraciones. No existe un cuerpo de inspectores que fiscalice el trabajo de los docentes, y estos tienen una alta valoración social.

- El acceso a la carrera docente no es fácil. Se les exige una preparación, y una especialización posterior, y son muchos los que se quedan fuera. Entran un 10% de los que tienen esa vocación. Aquí llevabamos tiempo reivindicando la posibilidad de que fuera una Licenciatura, y que se le de más importancia a la pedagogía. Mejor ni hablar del CAP (Curso de Adaptación Pedagógica).

- En Finlandia tienen menos días de clase al año, más días de vacaciones, menos sesiones de clase al día, ratio con un máximo de 20 alumnos/as. Esto choca frontalmente con los debates "vacios" y con poco conocimiento de la realidad que tenemos en España. Aquí una de las ideas, es que a más horas, mejores resultados, como si la clave estuviese en la cantidad, y no en la calidad de las clases que se puedan dar. Las ratios se aumentan, estando ya en un número bastante alto, por encima incluso de lo que establece la ley como máximo. Se plantea la posibilidad, y se hace, de adelantar el curso una semana en septiembre (dejando con suerte, 5 días al profesorado para preparar el nuevo curso), incluso que en Julio haya clase...

- Se fomenta la reflexión, el alumnado es activo en el aprendizaje, y en muchas ocasiones, pone en duda o le plantea cuestiones al docente, y no solo este al alumno. Hay un constante feed-back, que aporta bastante riqueza al proceso educativo.

- La sociedad va toda a una. La EDUCACIÓN es una PRIORIDAD. Una labor de todos, y es muy importante, tan importante, que por mucho que se cambie de gobierno, la ley educativa ha sido creada por el consenso y tiene su permanencia en el tiempo.

- El currículum común, es muy "ligerito", nada de parafernalias, va hacia lo importante, nada de modas o intereses partidistas. Y se respeta.

- Los centros docentes (escuelas, institutos), son pequeños, favoreciendo el trato directo, cercano y el conocimiento mutuo, entre docentes, familias, alumnado... Nada de macro-centros.

Hay más, pero si interesa, hay que ver este video... una horita que merece la pena...


El FENÓMENO HISPÁNICO podría ser este...


Aquí tenemos a personajes como Wert, al que si hay algo que no le interesa, es mejorar la calidad de enseñanza, pero eso sí, continuará diciendo que vamos a la cola y que la nueva ley (otra más) paliará las deficiencias del sistema. Conocerá por supuesto, casos como el de Finlandia (o eso se presupone), y hacia donde podrían ir las mejoras pero, continuará no queriendo darle la importancia que tiene, porque eso supone un cambio tan radical, que con absoluta certeza, haría que ministros de este calibre, no los dirigieran ni este, ni ningún otro ministro, y nuestro destino, no estaría tan ligado a esta pandilla de sinvergüenzas.

FELÍZ NAVIDAD...

2 comentarios:

ISAAC dijo...

Me encanta.
El mayor error es que entre los ," sabios", que deciden sobre el currículum educativo, no haya ni un sólo educador.

Juan González dijo...

Cierto Isaac, y posiblemente, ni hayan pisado una escuela para conocer de cerca la realidad diaria.
A mí, además, me indigan bastante cuando hablan sobre la ley de educación en los informativos, y opina el ministro, la oposición, algún que otro partido político, las dos organizaciones de padres y madres de alumnos, y... ¿cuándo opinan los docentes?, ¿o el alumnado de etapas como la secundaria, o universitaria?. así nos va. a los principales implicados en el proceso educativo, ni se les plantea la posibilidad de opinar.