lunes, 2 de febrero de 2015

"Maestro, ¡cómo os lo habéis currado!"


...cualquiera que trabaje como docente puede saber que se siente cuando un alumno/a, te hace un comentario así. No era un día normal en la escuela. Celebrábamos el Día de la Paz. Centrado en la historia de "Sadako y las mil grullas", preparamos actividades durante la semana, y el viernes pusimos el colofón con un acto muy emotivo.


A mi alumna, en este caso, le intenté hacer ver, que ese día no fue así solo por nosotros, los maestros y maestras, sino también por todo el alumnado, y el resto de la comunidad educativa. Aunque fuéramos inicialmente los guías del proceso, o los que podemos plantear las ideas, algo así tiene sentido con el resto, y sobre todo con un alumnado ilusionado y con ganas de desarrollar algo así.

Tengo algún amigo, que en otros ámbitos, también sabe crear ilusiones, involucra al resto en proyectos que merecen la pena, y nos hace disfrutar. Son necesarios los deportistas para que este tipo de eventos funcionen, pero sin el empujón y la dinamización de personas como Miguel "el vichaco", nada sería igual.


En Berrocal vivimos un gran día, emotivo, donde todos, sabíamos que nuestra presencia era necesaria, desde el ganador de la prueba, hasta el voluntario que nos avituallaba en los puntos más duros de la prueba.

Este fin de semana, la Media Maratón de Huelva, cita para mí obligada. Muchas ganas de correr, aunque de preparación justa. Sufrida carrera, llegando en 1h.20', y entrando el 21º de la general. Mi mente estuvo durante casi todo el recorrido con mi padre. Fue la última prueba que me vio hacer. Hace un año, en la Gran Vía, me esperó para darme el ánimo que tanto se agradece...