martes, 14 de mayo de 2013

...y llegó el triatlón.


El 2 de junio, en Isla Canela debuto este año. Como un novato, vamos, con la misma ilusión de siempre pero con la incertidumbre de no saber como iremos :). El 8, y sin tiempo de asimilar la prueba sprint de Ayamonte, el Campeonato de Andalucía en distancia olímpica. Qué ganas tenía de hacer una prueba así en mi tierra. No me la podía perder.

Aunque vamos justitos, las últimas semanas de entrenamientos ya se van pareciendo a las de un triatleta. Algo de agua, carrera a pie (30-50 km), y... ¡bici!. Unas dos sesiones sobre las dos ruedas, aunque la última semana conseguí hacer 3. En todas las semanas metí alguna de BTT. En la de carretera, la sensación de ir "frenado". A pie, las sensaciones son buenas, y aunque no meto entrenos muy específicos, se hace lo que se puede ese día, y los ritmos que me marca el Garmin (menudo aparato) son buenos... incluso algún día de carrera tras una noche de paliza sin poder descansar.

Me sigue motivando mucho este deporte (por ahora no me paso a las tan de moda "carreras de montaña" :) ), y si a día de hoy entreno así (raro es la vez que no aprovecho algún hueco a pesar de estar agotado), cuando llegue la época de tener más tiempo, y espero, descanso, me temo que retiro a Gómez Noya, Eneko Llanos, y demás... Como las baterías, nos cargamos con el movimiento, y eso hacemos...

Por cierto, próximamente, entrevista a un deportista, amigo, al que admiro mucho, cuyo habitat, entre otros, es la MONTAÑA, y su forma de relacionarse con ella, entre otras, CORRIENDO. ¿Quién será?.