martes, 10 de septiembre de 2013

Travesía de Ayamonte y Trail de Nueva Umbría



Los puestos en las carreras van a depender no solo de nosotros, de lo que nos esforcemos, de lo que hayamos entrenado, sino sobre todo, de con quién nos midamos. Lo principal será las sensaciones que nos transmita la prueba antes, durante y después. Con eso deberíamos quedarnos. El resto es un añadido, que si llega y la prueba nos gustó, redondea el día. Si tienes la posibilidad de hacerlo en entornos como la playa de Nueva Umbría, con todo su paraje natural, pues mejor.

Una semana antes hice una travesía a nado, la de cruzar el Guadiana, de Villa-real hasta Ayamonte. Todo un clásico, que otros años me servía como entreno específico para triatlones como el TITAN, o Guadalajara, y que esta temporada sería mi "debut" en una travesía, una vez puesto fin a mis triatlones 2013 con el MD de Posadas.

Nadé con neopreno, y aunque poco, algo ayudó la corriente, lo que hizo que mi ritmo (marcado por el GPS) me diera el 100 a 1:08 para algo más de 2000 metros. Puesto 24º de la general, en una travesía con muy buenos nadadores/as, venidos de la vecina Portugal, Sevilla, y por supuesto, Huelva. En mi categoría, 2º.

Mi debut en un Trail fue este sábado. En La Antilla, organizado por INERCIA DEPORTES, junto con el Ayuntamiento de Lepe, y con Javier Madrigal y Juan Galloso como principales exponentes. Disfruté muchísimo, muy buena organización, bien ambientada la zona de recogida de dorsales y meta, así que mi pequeñas estuvieron muy entretenidas en el pre-, en el durante, y en el post- carrera. La incertidumbre de correr en terrenos que no conocía, variados, con zonas de asfalto inicial (con un primer km y medio "neutralizado" en honor a las víctimas de Boston), arenas de playa seca y húmeda (paralelo al mar), dunas y terrenos con matorral bajo, marismas, pasarelas de madera, carriles de albero,... A una hora, las 20:00, que en algunos casos podía requerir la necesidad de usar un frontal.
 
En los primeros km de asfalto ya se destacaron los, finalmente, 1º y 2º. 2 atletas más iban delante del grupo con el que hice la mayor parte de la carrera, pero pronto fueron adelantados. Entre los km 3 y 6 corrimos paralelos al mar, un grupo de 5, entre los que estaba Pablo Moriña, compañero de club. En el 6, entramos en una zona de dunas, donde voy 2º del grupo pero al poco me pongo delante y aunque el ritmo no puede ser muy alto (sí las pulsaciones), voy cogiendo ventaja poco a poco.
 
Corro entre los km 6 y 11, en la zona de dunas y marismas, en el puesto 3º de la general, y poco antes de salir de la zona con más agua, me cogen dos de los compañeros del grupo anterior. Voy con ellos unos 500 metros y noto que las fuerzas comienzan a flaquear. Me coloco 5º y poco después, por la zona del carril de albero, me pasa un joven atleta lepero. Imposible seguirle, al final fue el que entró 3º. Nos volvemos a meter por la playa, ya va oscureciendo, pero se divisa la entrada a la recta de meta. Corro los últimos metros, mirando de reojo hacía atrás, donde viene mi compañero Pablo.
 
Algo más de 14 kilómetros, a 4:12 de media, con un tiempo de 59:30. Puesto 6º de la general, 2º en la categoría, y pudiendo subir al pódium con mis peques, habiendo disfrutado de una prueba con mucho encanto, y que espero que se mantenga en el calendario.