lunes, 16 de marzo de 2015

Duatlón de Punta Umbría



Con el bagaje de carreras pedestres a base de trails (con mejor o peor experiencia), y un cross donde corrí bien, en una carrera disputada con amigos, llegó el Duatlón de Punta Umbría. Distancia sprint, lo mejor para volver a recordar el sabor del ácido láctico.

El nivel altísimo, 300 duatletas, con gente que ya tiene un gran punto de forma. Salí poco activado, con mentalidad poco competitiva, y algo cansado del viaje express a Jaén del viernes y sábado. Vamos, lo ideal para una prueba así.

Primer 5000 que corro en 3:30/km, entrando en boxes para coger la bici sobre el puesto 40º. ¡Madre mía!. Formamos un grupo en bici donde van 3 compañeros del club (Manu Zamora, Andrés González, y Paco Gómez), así como nuestro compañero del CN Córdoba, Juanma Lagares, uno de los nuestros.

La bici transcurría bajo el guión esperado, en un circuito rápido, con pocas opciones a la escapada. Dentro del pelotón de unos 25, había alguno que otro que no se movía de forma correcta dentro de él. A falta de 3 km para llegar a boxes, en una recta larga, yendo por encima de 40km/h. sucedió. Me estaba abriendo por la izquierda para ir ganando posiciones de cara a la transición, cuando dentro del pelotón hubo un enganchón y caída de varios duatletas. Me salvo de milagro, y apunto estoy de chocarme con la moto de la organización. Escucho un grito de dolor que tardará en olvidárseme, y con el pie ya en tierra, veo a Juanma tirado en el suelo, y a alguno de mi club que no distingo, junto con varios más. En ese mismo momento venía otro pelotón, que los pasa por encima. Rápidamente me voy hacia el arcén para auxiliar y el de la moto me dice que siga. Todo esto pasa en segundos. Que se hacen eternos. Sigo, sin ninguna gana de continuar. Al final termino la prueba. Con la mente en los accidentados, y en ese grito. No se como estarán mis amigos.

Al acabar la prueba, sabemos de ellos, y por suerte, nada grave respecto a su integridad física. Es un chico de Sevilla el que se llevó la peor parte, teniendo que ser trasladado al hospital.
Esto te hace replantearte muchas cosas. El domingo voy al primer triatlón de la temporada, en Quarteira. Las ganas de hacerlo, imagino que irán llegando conforme pasen los días de la semana. El miércoles, por lo pronto, me he citado con uno de los accidentados, Manu Zamora, para hacer unas series en la pista que nos enchufen a los dos. Quarteira, y su triatlón sprint nos espera. Ya comienza lo bueno...