lunes, 13 de abril de 2015

Triatlón olímpico "sin drafting" de Sevilla




Primer triatlón, distancia olímpica, compartiendo circuito con los del MD, con lo que ello supone. Prueba masificada, y vendido esto como algo positivo por la organización. Para mí, sin duda no lo es. Sus consecuencias tuvo, sobre todo, en el circuito de bici, donde aunque quisieras evitarlo, era inevitable, por momentos, la formación de grupos. Cierto es, que hubo algunos, que no dudaban en ir a rueda, de forma descarada, y los pelotones eran numerosos. Para mí, a partes iguales, culpa de los organizadores, y de los triatletas que así actuaban.

En cuanto a la prueba, me transmitió muy buenas sensaciones, desde el agua, y aunque en los primeros metros fui incómodo, nadé finalmente bien, a ritmo de 1:25 para los casi 1500 m. Se nadó con neopreno. Hasta la primera boya fui a pies de otro triatleta, pasándolo a partir de ahí, donde nade en paralelo con otro, deslizando y disfrutando del nado. Poco más de 20'. Al llegar a boxes, coincido con Juan Antonio Vergara, que se está poniendo el casco, lo que me da idea de que el nado fue bien.

En bici, los primeros km voy con buenas piernas, y aunque hay momentos que noto el cansancio, voy fluido y con ganas. El circuito aunque es llano, tiene zonas de paso por localidades, donde hay que estar atento, y el asfalto no está demasiado bien. Poco a poco pasan los km, y es la última parte, donde peor lo paso, coincidiendo por una zona con muy mala calidad para rodar en bici. Casi 36 km/h. incluyendo las dos transiciones. Para los 44 km.

A pie, marco un ritmo crucero, voy pasando a gente desde el principio, y poco a poco voy remontando posiciones. Los primeros 3 km a ritmo de 3:36, y a partir de ahí decae algo, notando el cansancio, corriendo los 9 km en algo más de 33', y entrando el 12º de la general, y 3º de la categoría.

Próxima parada, Media Maratón de Punta Umbría, este domingo, y el 2 de mayo el triatlón olímpico del Chorro, prueba que estoy deseando disputar, entre otras razones por el entorno donde se lleva a cabo y el concepto de prueba, limitada a 300 triatletas. Gracias a eso, y al perfil de la bici, no se repetirán situaciones como las dadas en Sevilla.