sábado, 14 de agosto de 2010

Volúmenes e intensidades



El volumen y la intensidad son los 2 componentes del entrenamiento que todo el mundo conoce y maneja a la hora de plantear o hablar sobre sus “machaques”. En triatlón, podríamos decir que una prueba sprint (750-20-5) y una prueba de Larga Distancia como un IRONMAN (3800-180-42), serán los polos opuestos tanto en cuanto al volumen como a la intensidad, lógicamente en la prueba en sí, pero también a la hora de entrenarlo. Los ritmos y cantidad de carga de entrenamiento no serán los mismos.
Por volumen de entrenamiento, entendemos la cantidad de carga, pudiéndose cuantificar en tiempo, distancia recorrida o número de repeticiones.
La intensidad será la componente cualitativa, la “calidad” del entrenamiento, el nivel de carga del entrenamiento que hemos llevado a cabo. Para cuantificarla, en triatlón, podemos hacerlo según la magnitud de la carga (kg, watios), frecuencia cardiaca (pulsómetros), velocidad (podómetros, tiempos de paso en series, ritmos de nado,…) e incluso a través de “las sensaciones”, de la apreciación personal de la dureza de ese entreno.
Tanto el volumen como la intensidad están íntimamente relacionados. Y según que momento de la temporada, incidiremos más en uno que en otro. Importante, sin duda, será seguir una progresión, comenzar poco a poco introduciendo mayores cargas de entrenamiento, con toques de calidad, de manera que cuando se llegue a los meses específicos y competitivos de la temporada, sea cuando debamos exigirnos más en los entrenamientos. Pero la “base” hay que construirla. Necesaria será la constancia en los entrenamientos, intentar acumular sesiones (algunas de calidad) desde el inicio de la temporada, para en los meses claves, construir desde ahí.
En mi caso, me cuesta menos llevar a cabo entrenamientos y semanas con volúmenes altos, que incidir en la “calidad” del entreno. Las competiciones (travesías, carreras populares, triatlones,…) y los entrenamientos con otros triatletas, atletas, ciclistas o nadadores, ayudarán a dar forma a lo que comenzamos a construir al inicio de temporada. Estas últimas semanas, han habido varios entrenamientos “5 estrellas”, que poco a poco me han ido “despertando” las ganas por competir.